Jardines de Dios, documental Enteógeno

Documental sobre ayahuasca, cannabis, setas, peyote y san pedros… Drogas naturales alucinógenas y sus efectos. Jardines de Dios es un documental grabado a lo largo del año 2003. Por el canal Odissea, que recoge las opiniones de diversas personas, desde médicos y psicólogos hasta los propios consumidores como támbien Fernanda de la figuera presidenta de la asociación Cannábica ARSECA.

Anuncios

De las Neuronas al Nirvana (documental)

Un documental sobre el resurgir de los psicodélicos como medicinas.

Los psicodélicos son potentes herramientas que nos permiten saber quien somos realmente, están aquí para mostrarnos nuestro potencial interno, los psicodélicos están para curar el trauma de la sociedad egocéntrica que es adicta al materialismo y al consumo. El documental De las Neuronas al Nirvana trata de romper el tabú en torno a las medicinas psicodélicas, examinando y revelando su potencial para curar el sufrimiento a una escala global.

A través de entrevistas a los más famosos investigadores, escritores, psicólogos, psiquiatras y pioneros en la psicoterapia psicodélica, el documental explora la historia de cinco poderosas sustancias psicodélicas: LSD, Psilocibina, MDMA, Ayahuasca y Cannabis.

*Subtitulos en español

Drogas, un tabú a vencer

¿Qué daños causa una droga en el usuario? ¿Y en su entorno? ¿Tienen en cuenta las leyes antidroga esos daños? Si hay tal cantidad de sustancias distintas consumidas por millones de personas en todo el mundo, debería existir una clasificación, basada en la evidencia científica, en función de los riesgos que implica consumir una droga u otra: desde los efectos en la salud hasta las repercusiones sociales. Hoy en Redes, Eduardo Punset retoma su entrevista a David Nutt, psicofarmacólogo británico que cree en una política centrada en reducir los daños, más que en reducir la prevalencia de las drogas. Y La Mirada de Elsa, de la mano del Lama Tulku Lobsang, nos presenta una técnica de auto-aceptación que ayuda a evitar las estrategias de huida a corto plazo como los comportamientos adictivos.

Maria Sabina: poema al Teonanácatl

teonanacatl_by_deviantmike423

Teonanácatl es un hongo pequeño de peculiar sabor que embriaga, expande la Conciencia y cura desde las profundidades del Alma.

Produce externamiento del Espíritu y comunicación con lo Sagrado, su uso ritual por chamanes fue el diagnosticar enfermedades y curarlas, encontrar personas y cosas perdidas, así como conocer el futuro.

Los hongos y plantas psicoactivas que consumían los señores nahuas se mezclaban generalmente con cacao, que se bebía al terminar el banquete, o bien se pulverizaban para ser fumados con diversas plantas y resinas olorosas como el liquidámbar.

Maria Sabina - por Rosenfeldtown
Maria Sabina – por Rosenfeldtown

María Sabina:

Llamada curandera, chamán o Chjota Chjine (la que sabe) por sus conocimientos, basados principalmente por su interacción con los hongos sagrados conocidos como Teonanácatl (de la familia Psilocibe). Ella los llamaba cariñosamente “angelitos” o “niñitos”.

Soy mujer que mira hacia adentro
Soy mujer luz del día
Soy mujer luna
Soy mujer estrella de la mañana
Soy mujer estrella Dios
Soy la mujer constelación guarache
Soy la mujer constelación bastón
Porque podemos subir al cielo
Porque soy la mujer pura
Soy la mujer del bien
porque puedo entrar y salir del reino de la muerte

Soy una mujer sin sangre
El pájaro me roba la sangre
El libro abierto me roba la sangre
El agua me roba la sangre
El aire me roba la sangre
La flor me roba la sangre

Me conocen los santos del cielo y los ángeles. Dios me conoce. El corazón de la Santísima Madre de Cristo. El corazón de Nuestro Señor Jesucristo.

Soy una mujer que llora
Soy una mujer que escupe
Soy una mujer que ya no da leche
Soy una mujer que habla
Soy una mujer que grita
Soy una mujer que da la vida
Soy una mujer que ya no pare
Soy una mujer que flota sobre las aguas
Soy una mujer que vuela por los aires

Hay un mundo más allá del nuestro, un mundo que está lejos, también cercano e invisible. Ahí es donde vive Dios, donde vive el muerto y los santos. Un mundo donde todo ha pasado ya, y se sabe todo. Ese mundo habla. Tiene un idioma propio. Yo informo lo que dice. El hongo sagrado me toma de la mano y me lleva al mundo donde se sabe todo. Allí están los hongos sagrados, que hablan en cierto modo que puedo entender. Les pregunto y me contestan. Cuando vuelvo del viaje que he tomado con ellos, digo lo que me han dicho y lo que me han mostrado.

Dr. Timothy Leary: “La Experiencia Psicodélica, un manual basado en el Libro Tibetano de los Muertos.” (libro)

psychedelicexperience-1

Timothy Leary – Ram Dass: La Experiencia Psicodélica.pdf
https://drive.google.com/file/d/0B0Oef7zuM5X0SW1TUmhoQXFuOXM/view?usp=sharing

Con Timothy Leary los psiquedélicos dejaron de ser una curiosidad propia de círculos intelectuales, o una herramienta terapéutica, para adentrarse en el centro de la cultura occidental del siglo XX, y más en concreto, en la revolución contracultural de la década de los 60.

Timothy Leary, Ram Dass
Timothy Leary, Ram Dass

Ensayos de T. Leary, R. Metzner, y R. Alpert (Ram Dass), sobre el “Libro Tibetano de Los Muertos”

ÍNDICE:
Captura-de-pantalla-2015-03-21-a-las-3.03.02-p.m.

NOTA EDITORIAL:

Como se dice en el Libro Primero de esta obra, optamos por dividir la edición original en dos libros de bolsillo, respetando todo el texto original. Sin embargo, el paréntesis de casi dos años, transcurrido desde la edición del citado Libro Primero, hasta la aparición del texto que está en vuestras manos, ha hecho que nos replanteásemos una y mil veces los apéndices que deberían acompañarlo. Al final, hemos optado por añadir, al texto integro de T. Leary, R. Metzner y R. Alpert, tres breves artículos —uno de ellos del propio Leary—, casi ensayos, que en cierto modo lo complementan.

Estamos seguros de que el lector ávido de más información sobre los alucinógenos y sus extraordinarias posibilidades de ampliación de límites del pensamiento y por ende, sobre las posibilidades de revolución psiquedélica, sabrá de los demás libros que desarrollan este mismo tema desde diversos puntos de vista. Permítasenos recordar, entre ellos, dos libros también publicados por esta editorial, “Neurologística”, también del Dr. Leary, que incluye un reportaje y entrevista con el Dr. Hofmann, el conocido descubridor del LSD, y también “El libro del Acido”, en el que se presentan los trabajos más destacados sobre el ácido en sus aspectos histórico, místico, psíquico, físico, político, médico y artístico, entre otros.

Como decíamos, hemos considerado más interesante pues, incluir estos apéndices más amplios, sustituyendo el artículo de Alexandra David-Noel sobre el “ciclo literario del Bardo Thodröl”, por considerarlos mucho más afines con el texto original y respetando además mucho mejor la obra de ADN, más centrada en el conocimiento de la tradición tibetana que en el campo de la renovación de capas de la realidad de las sustancias psiquedélicas. Dado que en el citado Libro Primero aparecen todos los prólogos y notas globales, hemos optado por no añadir más preámbulos en el presente texto (aunque no por falta de los mismos. Algunos de ellos, excelentes, empiezan el grueso de otro probable Tercer Libro).

Así pues, en los apéndices publicamos el interesante trabajo que el Dr. Caries Frigola elaboró hace tiempo con el título “viajando a través del ácido”, y que reprodujo la revista “Ozono”, así como un texto de Leary publicado por “Los Ángeles Free Press” del 13-1-67 y el resumen de una charla que sobre este tema diera el conocido psicólogo humanista David Cooper.

Digamos finalmente que en el lapso de tiempo entre la aparición del Primer y Segundo libros, ha surgido un dato de apreciable valor en el tema: la acuñación castellana de la palabra psiquedélica, psiquedélico, (de psique, mente, y délos, desvelar) como corrección a la apresurada traducción que tradicionalmente se utilizaba de sicodelia, psicodélico, etc., y que, parece con ello tener mayor sentido. Por ello, en la portada y algunos titulares se ha corregido el nombre; manteniendo la denominación antigua en el texto por estrictas razones técnicas: estaba ya compuesto cuando tuvimos noticias del nombre correcto. Terminemos con una conocida frase de un maestro yogui de los Himalayas que, aplicable a cualquiera de las actividades humanas, cobra, en esta ocasión, especial significado: “Un gramo de práctica vale más que mil toneladas de teoría”. (Sw. Sivananda).

USO DE ESTE MANUAL:

La función más importante de este Manual es la preparación. Si el individuo ha leído el manual tibetano reconocerá enseguida los síntomas y las experiencias que normalmente hubieran sido aterradoras debido a la falta de comprensión de lo que ocurría. El reconocimiento es la palabra clave.

En segundo lugar esta guía se puede utilizar para evitar paranoia o para recuperar la trascendencia del Primer Bardo, si ésta se ha perdido. Si la experiencia comienza con luz, paz, unidad mística y comprensión y si sigue por este camino, no hace falta recordar este manual ni tampoco que sea recitado. Al igual que un mapa de carreteras, lo consultamos solo cuando nos perdemos o cuando queremos cambiar de dirección. Sin embargo el ego se agarra normalmente a sus juegos anteriores. El individuo puede sentirse momentáneamente incómodo o confuso. Si le sobrevienen estas sensaciones, los demás no deberán mostrar compasión ni alarma. Han de estar dispuestos a mantenerse en calma y aguantarse sus “juegos de ayuda”. Hay que evitar sobretodo el papel de “médico”.

Si en cualquier momento te encuentras luchando para recuperar la realidad cotidiana, puedes (mediante un arreglo previo) pedir a una persona más experimentada, un compañero de viaje o un observador en quién confíes, que te recite partes de este manual.
Cada sección descriptiva importante del Libro Tibetano, va acompañada de instrucciones apropiadas. Si quieres puedes grabar anteriormente pasajes seleccionados y escuchar la grabación cuando desees. Estas instrucciones siempre tienen el propósito de hacer regresar al viajero a la trascendencia original del Primer Bardo y de ayudarle a mantenerle tanto tiempo como sea posible.

Una tercera manera de utilizar este libro sería construir un “programa” para una sesión utilizando diferentes pasajes del texto. El objetivo sería conducir deliberadamente al viajero a una de las visiones o a través de una serie de ellas. El guía o el amigo podrían leer los pasajes apropiados, mostrar diapositivas o fotografías de las figuras simbólicas de las diferentes fases, poner música seleccionada cuidadosamente, etc. Hay que saber que la programación de las secciones psicodélicas es un arte. En ellas manipulaciones simbólicas y presentaciones conducen al viajero por Juegos de abalorios extáticos y visionarios.

PLANIFICACION DE UNA SESION:

Al planificar una sesión lo primero que hay que establecer es “¿cual es el objetivo?”. El hinduismo clásico sugiere cuatro posibilidades:

1) Un poder personal y una comprensión intelectual mayores, una intuición del yo y de la cultura más aguda, un mejoramiento de la situación de la vida, un aprendizaje acelerado y una mayor eficiencia profesional.

2) Un sentido de la obligación, de ayuda, de cuidado, de rehabilitación hacía los demás al mismo tiempo que un auxilio en el renacimiento de tus compañeros.

3) Diversión, placer sensual y estético, acercamiento interpersonal, experiencia pura.

4) Transcendencia, liberación del ego y los límites espacio-temporales; obtención de la unión mística.

El objetivo fundamental de este manual es el último: el que se refiere a la liberación y al alumbramiento. Esto no excluye la obtención de otras finalidades; de hecho se garantiza su obtención ya que la iluminación requiere que el individuo sea capaz de ir más allá de los problemas del juego de la personalidad, el rol y estatus profesionales. El iniciado puede decidir de antemano a cual de los cuatro objetivos va a dedicar la experiencia psicodélica. En cualquier caso el manual será de ayuda.

Si varias personas participan en una sesión deberían, o estar de acuerdo en el objetivo, o por lo menos ser conscientes de los objetivos de los demás. Sí la sesión se va a “programar”, los participantes deberían estar de acuerdo o formular un programa, o dejar que un miembro del grupo la programe. Las manipulaciones no deseadas o inesperadas por parte de uno de los viajeros, pueden hacer fácilmente que les sobrevengan a los otros viajeros desilusiones paranoicas del Tercer Bardo.

Es posible que el viajero, sobre todo en una sesión individual, quisiera tener también una experiencia extrovertida o introvertida. En la experiencia trascendente extrovertida, el yo está fusionado extáticamente a los objetos externos (por ejemplo a las flores o a otras personas). En el estado introvertido, el yo está fusionado extáticamente a los procesos internos de la vida (luces, ondas energéticas, fenómenos corporales, formas biológicas). Naturalmente según la actitud del viajero, tanto el estado extrovertido como el introvertido pueden ser negativos en lugar de positivos. El estado puede ser básicamente conceptual o emocional. Los ochos tipos de experiencia que de ahí se derivan (cuatro positivos y cuatro negativos) han sido descritos más detalladamente en las Visiones 2 a 5 del Segundo Bardo.

Para la experiencia mística extrovertida se podrían traer a la sesión objetos o símbolos con el fin de guiar la conciencia en la dirección deseada. Sugerimos velas, dibujos, libros, incienso, música o pasajes grabados. Una experiencia mística introvertida requiere que se eliminen todos los estímulos tales como luz, sonido, olores y movimientos.

Se ha de llegar de antemano a un acuerdo sobre el modo de comunicación con los otros participantes. Podéis coger ciertas señales que indiquen tácitamente compañerismo. Se puede convenir cualquier tipo de contacto físico: cogidas de manos, abrazos. Estos modos de comunicación deberían ser decididos anteriormente para evitar las malas interpretaciones del juego que puedan ocurrir debido a la mayor sensibilidad de la transcendencia del ego.

Terence McKenna: Los hongos me dijeron claramente…

10404132_396293057197944_6879105481643141897_nLos hongos me dijeron claramente, ‘cuando una especie se prepara para partir hacia las estrellas, el planeta será sacudido hasta la médula.’ Toda evolución ha empujado por este momento, y no hay vuelta atrás. Lo que queda por delante es una dimensión de libertad y trascendencia, que una vez en el lugar, la idea de regresar al útero será absurda. Vamos a vivir en la imaginación. Rápidamente nos convertiremos irreconocibles a nosotros mismos anteriores porque ahora nos definimos por nuestras limitaciones: las leyes de la gravedad; la necesidad de comer, excretar y ganar dinero. Tenemos la voluntad de expandir infinitamente a placer, cuidado, atención y conectividad. Si nada más–y está mucho más–es permiso para esperanza.

– Terence McKenna.

Terence McKenna: Sobre los psicodélicos y su ilegalidad

mckenna

Las drogas psicodélicas no son ilegales debido a un gobierno amoroso que se preocupa por que saltes de tu ventana. Son ilegales porque disuelven las estructuras de opinión y derrumban los modelos de comportamiento y procesamiento de la información. Te abren la posibilidad de que todo lo que sabías estaba mal.

– Terence McKenna

Terence McKenna – En Busca del Árbol del Conocimiento Original (subtitulado)

Terence McKenna examina el tiempo y sus misterios, la naturaleza del lenguaje y las técnicas de extasis que han desarrollado en las sociedades no occidentales para  navegar hacia y desde los mundos invisibles.

IMG_93394524092749

Terence Mckenna: última entrevista en cámara antes de su muerte física

Apenas 4 meses antes de mudarse a otro plano de la realidad, Terence Mckenna dió una de sus últimas entrevistas. Se lo notaba algo cansado, consecuencia del tumor que lo estaba consumiendo. Cansado, sí, pero extraordinariamente lúcido, creativo, y con la misma pasión de siempre por expresar sus ideas, esas que te abren la mente y la expanden, sin necesidad siquiera de apelar a ningún psicodélico. Y es que Terence era ya, de por sí, psicodelia pura en sí mismo. Su voz parecía generar un influjo chamánico a todo su alrededor, ese poder único que le permitía, por ejemplo, mantener encendida la atención de todo un auditorio durante largas cuatro, cinco, seis o más horas en forma casi ininterrumpida. Cansado, sí, pero sumamente conciente del paso trascendente que le esperaba, y sin perder en ningún momento ese sentido del humor tan característico en él, que asemejaba su actitud a la de todo un maestro zen. Una vez, Tim Leary dijo, en un tan inesperado como inteligente arranque de “humildad”, que “Terence Mckenna era el verdadero Timothy Leary”. Y es que sumergirse en el universo de Terence es un viaje de ida, de esos que inevitablemente están destinados a alterar para siempre la estructura de pensamiento y la cosmovisión de uno. Un outsider como pocos. Un maldito genio de esos que si los invitás a entrar en tu vida, te la revolucionan.

mckenna

Terence McKenna: ¿Esquizofrénico o chaman?

Terence McKenna nos cuenta su visión sobre la esquizofrenia y el chamanismo.

IMG-20140117-WA0002